Ante el figurado escenario del laberinto cretense, el visitante puede ir desarrollando el ovillo que Ariadna entregó a Teseo para acabar con el Minotauro.

Siguiendo la hermosa leyenda, pasando el hilo por los rincones donde duerme cada vino y relacionándolos con la cultura en que hayan sido creados, hasta llegar a la joya de la corona de la bodega: el Yllera Dominus.

EL INICIO DEL RECORRIDO
BODEGA EL HILO DE ARIADNA

El Grupo Yllera, con la recuperación de este espacio, hace homenaje al singular y admirable patrimonio cultural de la villa de Ruedaen sus tradicionales bodegas subterráneas. Así mismo, recrea el nacimiento de europa en Creta y, con ello, la primera bodega del continenteen el laberíntico palacio del rey Minos. Es el punto de partida hacia un viaje por un laberinto lleno de historias para ser escuchadas, y vinos que esperan ser catados por sus visitantes.

I. CRETA
LA ENSEÑANZA

Podemos afirmar que el origen de la cultura europea es Creta. Creta supone el inicio en el camino de las artes y las técnicas, la filosofía, el teatro, las matemáticas, la poesía, la historia, la política, la oratoria… La importancia de esta isla parte en la difusión de su saber por Europa. Y aunque el origen del vino se sitúa en Oriente, es gracias a la cultura Minóica (derivada del rey Minos, rey de Creta) como se expande a través del mar Mediterráneo el cultivo de la vid, su conocimiento y el consumo del preciado caldo.

II. EL MEDITERRÁNEO
VINOS ESPUMOSOS

Las viñas junto con los olivares y los trigales, cruzan el mar Mediterráneo, desde donde sale el sol en Grecia hasta su ocaso en Iberia .
El carácter burbujeante y ondulado de nuestro mar progenitor, nos sugiere presentar los vinos espumosos como inicio del laberinto y alegre bienvenida.

III. LAS DONCELLAS
VINOS BLANCOS

Cruel tributo pagado por Atenas a Creta, siete jóvenes y siete doncellas eran introducidos en el laberinto donde los devoraba el Minotauro.
La pureza, juventud, belleza, nitidez y fragilidad de estas doncellas, simbolizan el vino blanco, representado por la variedad verdejo, uva prodigiosa que hace de Rueda su capital.

IV. ICARO
VINOS ROSADOS

Hijo de Dédalo, el constructor ateniense del laberinto. Ícaro es un joven rebelde, imprudente y temerario, con ganas de volar alto pero con una muerte temprana.
Simboliza los vinos rosados, vinos jóvenes y frescos, difíciles de encasillar, pero con una corta vida debido a su rápida oxidación.

VI. DÉDALO
CRIANZA EN BARRICA

La figura de Dédalo, constructor del laberinto, como el viticultor y el enólogo que elabora sus vinos poniendo todo su esfuerzo y labor emprendedora, representa la crianza en barrica, etapa en la vida de un vino donde se va transformando, desarrollando complejos aromas que le aportarán complejidad, robustez y longevidad. El vino es una estructura que hay que crearla y criarla. Dédalo, imaginativo, artista, arquitecto e inventor, se nos muestra como idóneo ejemplo de “Vino de autor” .

VII. TESEO
CRIANZA EN BOTELLA

Teseo, el intrépido héroe ateniense que mató al Minotauro en el laberinto, de donde pudo escapar gracias al ovillo de hilo que Ariadna le había entregado, representa la crianza en botella, etapa que otorga a los vinos elegancia, suavidad y sofisticación.
El héroe arriesga y asegura el trabajo como lo haría un bodeguero. El vino, en botella, se afina y adquiere nobleza, al igual que el príncipe Teseo.

VIII. EL MINOTAURO
RESERVAS

De los amores de Pasifae, esposa del rey Minos y un toro blanco, nace el Minotauro, criatura mitológica por excelencia, con cuerpo de hombre y cabeza de toro y representado en murales y mosaicos de la cultura Minóica con resaltada fiereza. Representa los reservas, vinos excepcionales, poderosos, complejos y que no se elaboran todos los años ya que las condiciones de la naturaleza (tierra, sol, lluvia, viento…) y la actuación de la mano del hombre deben ser excepcionales para que se puedan elaborar.

IX. NAXOS
GRANDES RESERVAS

Ariadna, abandonada por Teseo, dormía en una playa de la isla de Naxos, en el mar Egeo, cuando fue descubierta por Dionisos, el dios griego del vino y el que sería su esposo. Este hermoso pasaje simboliza los grandes reservas, vinos que al igual que Ariadna, duermen en la botella para transformarse con el tiempo en caldos únicos y divinos…

X. DIONISOS
YLLERA DOMINUS

En la última sala recogemos el espíritu divino de Dionisos, el dios griego del vino, y lo transformamos en el mejor y más emblemático vino del Grupo Yllera:
El Yllera Dominus: el vino más exclusivo, elegante y prestigioso del Grupo Yllera, algo único, pleno, divino…